Estimular a un bebé para que Camine solo.

caminar-de-puntillas

Hola amigos muchas veces, nosotros los padres estamos cansados de cargar en brazos a nuestro hijo y queremos que ya pronto camine, pero según estudiosos en esta etapa va a  depender mucho de su desarrollo muscular y de su coordinación como de la confianza de su hijo en sí mismo y en lo motivado que se sienta a desplazarse, A continuacion el detalle…

    • Los 11 meses es la edad promedio en la cual el bebé camina apoyado por todos los lados. A medida que va pasando el tiempo empezará a soltarse por ratos. El niño en esta etapa se dobla tomando todo lo que esté a su alcance, calcula distancias, empuja sillas entre algunos de sus avances psicomotores.
    • El pequeñín empieza a aventurarse con nuevos pasos que deben ser celebrados en todos los momentos con el objetivo de reforzar esta conducta. Hay algunos ejercicios de estimulación temprana que benefician el aprendizaje de erguirse y ponerse a caminar.

    Existe un amplio rango de edades para que los niños aprendan a caminar. Aunque la mayoría de los bebés se paran y se mueven entre los muebles antes de cumplir el año y muchos ya caminan cuando cumplen un año, otros puede que no den su primer paso hasta muchos meses después de su primer cumpleaños.

    Estímulos

    • La idea no es apresurar al bebé ni presionarlo, pero se puede estimular su marcha. “Debemos hablarle constantemente para que se enderece, después ponerle los juguetes de su agrado a distancia, primero en su desplazamiento lateral y, posteriormente, estimular su desplazamiento hacia delante con ayuda al principio y quitar el apoyo progresivamente al darnos cuenta que el bebé ya se suelta a periodos cortos”, recomienda la especialista.
    • Estimular todos los intentos de erguirse y caminar: Deja al bebé apoyado en una cama o en un mueble y llámalo de desde más lejos mostrándole su juguete preferido. A medida que va dando pasos apláudele y dile “Muy bien”.
    • Ayudarlo a dar pasos hacia adelante: Una vez que el niño ha aprendido a andar a lo largo de un mueble o del sofá, puedes comenzar a llevarlo tomándolo por la mano. Sitúate detrás de él, sujeta sus manos, empújalas ligeramente hacia delante y el niño empezará a dar pasos. Poco a poco disminuye tu ayuda.
    • Aprender a ponerse de pie sin apoyos: Coloca a tu lado un banco o una caja de unos 20 cm de altura y ofrécele un juguete inclinándote muy poca o de manera que solo pueda alcanzarlo poniéndose de pie. Una vez que ha gateado hacia el banco, aprenderá a apoyarse en él arrodillándose inicialmente y luego se pondrá de pie para alcanzar el juguete que le ofreces.
    • Enseñar al niño que abra cajones: Permite al niño jugar con un cajón pequeño fácil de abrir y que esté a si altura. Lo abrirá y cerrará con gran interés. Llénalo de juguetes que le gusten, permite que los saque y los vuelva a meter y cierra de nuevo el cajón. El niño intentará ponerse de pie para abrir el cajón.
    • Recuerda que cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo, no debes forzarlo si aún no está preparado para ello y no olvides tenerlo a tu vista para evitar accidentes.
    • Un bebé está listo para caminar cuando ya ha gateado kilómetros y kilómetros, es capaz de ponerse de pie por sí solo (ayudándose de los muebles) y pasar de un mueble a otro (dar un paso sin ayuda).
    • Dale la oportunidad de que camine él solo. Existen estudios que demuestran que cuando un bebé le da la mano a un adulto, desajusta todo su cuerpo y se le complica mantener el equilibrio por sí mismo. Una vez que él domine su equilibrio para caminar, caminen de la mano todo lo que quieran.
    • Procura que camine en una superficie lisa pero no resbalosa y de preferencia descalzo, para que desarrolle naturalmente el soporte del tobillo.
    • Acomoda dentro de lo posible tus muebles para que lo ayuden en esta tarea. En un principio, acomódalos cerca uno del otro para que se pueda mover sin problema entre ello

    Precauciones

    • Si bien no hay una edad “normal” para que el niño camine, lo cierto es que existen signos de alarma, es decir, actitudes que si se presentan, los padres deben llevar al niño para ser evaluado por un especialista.
      “Entre los signos de alarma a cualquier edad está la movilidad, el tono o postura anormal, movimientos involuntarios como actitud distónica de manos e hiper-extensión cefálica, movimientos oculares anormales y retraso en la adquisición de los ítemes madurativos. Si uno o más de estos están presentes se debe acudir al médico para tratar a la brevedad posible cualquier alteración que esté retrasando su desarrollo”, dice la kinesióloga.

    Consejos

    • Para caminar: Para alentarlo a caminar y que a la vez tome confianza debes colocarte frente a él, de rodillas o parada, y sostener sus manos con las tuyas tratando que vaya hacia ti.
    • Para mantener el equilibrio: Puedes ayudarlo a mantener su equilibrio si lo dejas parado, con los pies descalzos y apoyados en el suelo, te colocas por detrás de él y suavemente lo empujas con tus manos de izquierda a derecha y viceversa.
    • Para su seguridad: Asegúrate siempre de que el lugar donde camine sea seguro y libre de muchos obstáculos para facilitar su marcha y nunca dejes a tu bebé sin supervisión durante esta etapa. También debes evitar el uso de zapatos, que le impedirán reconocer la superficie por donde se desplaza.

Autor:
Editor

Peruana. Ingeniera en Computación e Informática. Las manualidades son mi hobby, pero también, mi herramienta de trabajo. El crochet y la decoración con Flores son mi pasión.

Comentarios:
¡Tú también únete!