La buena educación; tarea de nosotros los padres

La buena educación; tarea de nosotros los padres

Tips
V

Quién no recuerda, antes de ser padre, haber visto en una tienda, el parque o un restaurante, aun niño abslutamente descontrolado o a una adolescente huraña contestándole mal a todos a su alrededor. Casi invariablemente nos habremos preguntado, tal vez mientras movíamos la cabeza con signo de desaprobación: “¿Pero qué tipo  de padres tiene este niño?

EL TIEMPO VALE MAS QUE EL ORO

Jessy Ll. y su esposo son padres de un niño de 10 años y una pequeña de 4. Ella trabaja ocho horas diarias, que, en realidad, siempre son más. Los niños van al nido y al colegio y los recoge la abuela.  Cuando, finalmente, llegan ella y su esposo a casa, se sienten exhaustos y tienen que sacar fuerzas de donde  sea para jugar un rato y acostar a sus hijos. Obviamente, no pueden darse el lujo de renunciar a sus trabajos. ¿Qué hacer entonces?

Aquí entra el dicho “calidad de tiempo  más que calidad”. Es importante que el tiempo que pasemos con nuestros hijos  se lo dediquemos en exclusiva, es decir, no mientras vemos televisión, ni entre llamadas telefónica. Un momento ideal para compartir en familia en  la hora de la comida, cuando los niños pueden aprender valores  importantes como  la colaboración, la puntualidad y el respeto. Todos los miembros de la familia comparten   sus experiencias del día y los padres  aprovechan  para transmitir  temas  éticos y buenos modales a sus hijos de manera fresca y espontánea, sin recurrir al sermoneo.             

EL MAL EJEMPLO

Otro aspecto esencial  es el ejemplo. No debemos descuidar en ningún momento nuestro comportamiento  delante de nuestros hijos. Incluso antes de hablar, los niños  nos entiende; tal vez no el significado exacto de nuestra palabras, pero sí nuestros gestos, el lenguaje corporal, el tono de nuestra voz. Los niños lo absorben todo. Por eso, no hay que sorprenderse cuando, por ejemplo, una niña de 6 años le diga al profesor que se calle la boca, si sus familiares se lo dicen constantemente. Ella sólo esta imitando esta conducta.

Pero nada convencerá a un niño , y menos a un adolescente, de ser educado si convive entre personas agresivas, engreídas y groseras, que se encienden a la mínima provocación, o si su familia no le pone límites  ni le  enseña, con tiempo y con el  ejemplo, a ser educado desde pequeño. Debemos, por lo tanto, ser equilibrados con lo que decimos   y cómo  nos comportamos.    Por ello, la mejor manera de mejorar los modales de nuestros hijos tal vez sea mejorar los nuestros.

 

 

 

 

Hasta la próxima mis queridas amigas ….///


También te puede interesar


Comentarios
Autor
Editor

19.10.08

Peruana. Licenciada en Ciencias Sociales. Aficionada a la bisutería, la chocolatería y a los consejos para mejor nuestra productividad como personas.

Tags

Más posts interesantes


Cargando...